Patricia Ayala  

Vamos a construir futuro

22/07/2016

El próximo domingo 24 de julio estaremos celebrando las elecciones internas del Frente Amplio.

Sabido es por todos, que es necesario un “recalculando” en nuestra fuerza política.

¿En qué sentido? En replantearnos cada uno, todos nosotros, qué es lo que hemos hecho con ella. Necesitamos dar la discusión, saber si su estructura es la más adecuada para la coyuntura actual, cuestionarnos qué estamos haciendo para fortalecerla, sin importar el lugar de militancia en que me encuentro.

Si estoy enojado, resentido, defendiendo a ultranza posiciones, defendiendo críticamente, o en forma indiferente (rara postura dentro de la militancia, aunque posible), siempre tengo la posibilidad de incidir en el cambio necesario u oportuno, siempre.

Hoy necesitamos una fuerza política fuerte, firme, con una militancia activa, en la calle, retomando el mano a mano, el boca a boca. Una fuerza política que genere discusiones críticas para poder construir.

Estos años de gobierno frenteamplista ha dividido a la militancia en defensores u opositores, cuando en realidad no supimos construir espacios donde plantear, sugerir y canalizar nuestros puntos de vista en cada rincón de este país.

Muchas veces nos dejamos llevar por lo que dicen, hemos adoptado a las redes sociales y el whatsapp como herramienta para volcar opiniones y vamos perdiendo el contacto, la mirada, el abrazo fraterno.

Diferencias tuvimos siempre, por más que hoy queden más en evidencia ante la oferta de mecanismos para manifestarlas, muchas veces sin mostrar la cara. Una muy buena característica del Frente Amplio siempre, es que, a pesar de las diferencias, logramos una buena síntesis política que nos unifica.

Al comienzo de estos años de gobiernos frenteamplistas, primero nos costó autodenominarnos oficialistas, aunque eran tan grosas las cosas a cambiar y mejorar, que no existieron grandes diferencias. Había mucho entusiasmo. A medida que va pasando el tiempo y comenzamos a focalizar los cambios, las diferencias se evidencian más, y aparecen, se explicitan en forma más notoria los “me gusta, no me gusta”.

Es hora de preguntarnos, ¿qué quiero? ¿Estoy dispuesta a continuar construyendo dentro del Frente Amplio? Si no fuera así, ¿qué me está pasando? ¿Qué estoy sintiendo? ¿Por qué me siento así? ¿Qué me impide hacerlo? ¿Son más las diferenciasque las coincidencias que nos llevaron a estar juntos?

Por todas estas interrogantes y más, por la necesidad de darnos respuestas, por la necesidad de volver a encontrarnos y de reconstruir es que deberíamos ir a votar este domingo 24. Con todos los sentimientos, encontrados o no, pero ir a votar al compañero que creas más conveniente para conducir junto a todos nosotrosa la fuerza política.

Necesitamos construir juntos nuevos sueños y utopías. Es posible hacerlo.

Cuando se fundó el Frente Amplio, muchos de nuestros compañeros que allí estaban tenían determinados sueños y utopías que hoy ya se han convertido en realidad.

Muchos han sido los errores, pero muchos han sido los aciertos en estos más de 40 años.

Con aciertos y errores, estamos todos convocados a construir futuro.

Cada uno de nosotros, como dijeron los 4Pesos: “Sabe que no es verdad, toda la mentira”.