Lucía Topolansky  

25 de agosto en los Comités

29/08/2016

Lo hemos dicho muchas veces: creemos y defendemos la democracia de partidos. Entendemos que cuando los partidos se organizan, cuando la gente desarrolla su innato sentido gregario y se organiza en sus barrios, en sindicatos, en comisiones de todo tipo, mueve montañas. Cuando comprende que entre todos es mejor, los resultados son mejores también.
Los partidos (según la RAE: Conjunto o agregado de personas que siguen y defienden una misma opinión o causa.) dan certezas acerca de qué pensamos, qué proponemos cuando, en participación con la ciudadanía, cumplimos nuestra función política.

No creemos en los superhombres capaces de resolver todo sin raíces, sin ideas, sin causa de última.
Hemos visto en el mundo y en Latinoamérica países donde este fenómeno de iluminados ha sido nefasto.

El 25 de agosto es para el FA desde su creación el día del comité de base. Escalón fundamental de nuestra organización como fuerza política. Su carácter territorial o funcional nos permite llegar al ciudadano de a pie, al vecino, al abanico de propuestas, problemas, visiones de la sociedad, recoger esa sabiduría dispersa que existe por aquí y por allá. Decimos también que nuestros principales órganos de conducción tienen siempre representación de la base y de la coalición.

¿Cuál es nuestra certeza fundamental para la gente y para nosotros? Nuestro compromiso: un programa, un estatuto, un compromiso ético. Y nuestra consigna: unidad en la diversidad. Elegimos nuestras autoridades a padrón abierto con adhesión simultánea y con voto secreto. Todas las garantías de transparencia hacia nosotros los frenteamplistas, pero también hacia el pueblo en todo.

Por eso el día del comité importa, si es que hay “fundamentales”, al decir de Herman Hess, están ahí, son los que custodian el fuego, las ideas, la causa. Por eso, ese día recorrimos comités, y recogimos más de lo que pudimos sembrar, confraternizamos. Los sentimientos también son parte de las ideas.

Comimos excelentes ravioles en el comité Jacinto Vera. Nos ofrecieron hamburguesas en el Venceremos, variedad de tortas en el Martín Fierro y, sobre todo, en el plano de la confraternización, escuchar una guitarra bien tocada, una buena voz, unos sentidos versos. Acá están.


Hablamos de todo y a cielo abierto. Levantó la prensa lo que quiso y como quiso. ¡Viva la cara de cada uno!

Lucía Topolansky